QUERIDA FAMILIA SENDA:

Seguramente las fiestas decembrinas, y en especial la celebración de la Navidad, fueron un excelente motivo de convivencia y unión familiar. Celebrar en familia el nacimiento del niño Jesús nos invita a abrir nuestros corazones y mostrar a los demás lo mejor de nosotros. La Navidad trae esperanza y alegría a nuestras vidas y nos permite compartirlas con nuestros seres queridos. Espero que hayan disfrutado en familia estas fechas tan importantes.

Pero las vacaciones navideñas se terminaron y es tiempo de regresar a la actividad escolar así que: a estudiar (y trabajar) con gran entusiasmo.

Al iniciar un año nuevo Dios nos concede la oportunidad para hacer un alto en nuestras apresuradas vidas y evaluar cómo andamos en las cosas verdaderamente importantes: lo espiritual, la familia, los amigos, la salud, etc. Pero sobre todo, nos presenta la oportunidad de hacer cambios sustanciales en algunas áreas personales, cambios que nos ayudarán a ser mejores seres humanos.

 


Jesús Gerardo Quintero Anaya
Director

En los últimos días y en diferentes medios de comunicación hemos escuchado mensajes que a veces no son muy alentadores…que si la crisis, que si esto, que si aquello. Si bien es cierto que en muchas ocasiones no podemos cambiar o influir en situaciones que pasan en nuestro entorno, si podemos decidir la manera en que asumimos y enfrentamos estas situaciones.

No dejemos que las noticias desalentadoras afecten nuestro ánimo, por el contrario recarguemos la batería de lo positivo y mostremos siempre la mejor actitud. A nombre de nuestro Colegio, de todo nuestro personal y de un servidor, deseamos que la Comunidad Senda reciba muchas bendiciones y tengamos un gran año 2017.

Reciban un cordial saludo.